Hoch Spanisch.

Hace un tiempo, una chica alemana me contó una anécdota que me hizo mucha gracia, anécdota que salida de mis labios nunca ha conseguido hacer reír a nadie. Aún así me encanta.

Estaban ella y una amiga, ambas alemanitas perfectas del norte, recién graduadas, de viaje por la Suiza profunda. El tercer día se les levantó tormentoso y decidieron quedarse más tiempo del normal en la cafetería donde desayunaban. Entre cigarrillos y café (sí, sé que las alemanitas perfectas no fuman, pero permitidme el adorno) la mañana  se les iba tranquila, a la espera de que el tiempo mejorara para poder salir a pasear por el bosque cercano. Entretenidas como estaban, hablando entre ellas en su perfecto hoch Deutsch (el equivalente alemán del español que se habla en Valladolid), no se dieron cuenta de que una niña las estaba mirando con los ojos como platos (ojiplática perdida :)). Tras un buen rato, se dieron cuenta y, con la alemana intención de dar una lección de buena urbanidad, le preguntaron a la niña que qué quería. Lo único que respondió la susodicha fue: «Habláis igual que en los libros».
Para quien no lo sepa, en la parte germanoparlante de Suiza se habla un alemán un tanto cerrado, y si ya nos perdemos por los pueblos, no hay quien entienda una palabra. Es más, a veces comprendo antes el holandés que a un suizo hablando su alemán.

Ayer decidí ampliar mi paseo y conocer más partes de París. Me fui por el Barrio Latino, que lo tengo muy poco visto. Dicen que vivir en mi lado del Sena es poco romántico, o no tanto como el famoso centro universitario parisino, pero por lo menos no nos mojaremos cuando llegue la gran inundación. Bueno, el caso es que cerca de la Sorbona vi un anuncio que me hizo mucha gracia.

Aprenda español este verano en la soleada ciudad de Cadiz.

Inmediatamente me vino la anécdota suiza a la cabeza y un recuerdo que tengo de una noche de farra en un pueblo de Málaga.

Estábamos todos sentados alrededor de la mesa de una terraza riendo, fumando porros, bebiendo cerveza e intentando ligar con las inglesas que ocupaban el pueblo, cuando un amigo de un amigo, gaditano para más señas, se me sentó al lado. No recuerdo mucho de aquella noche, doce años son muchos ya, pero no conseguiré olvidar nuca mi estupefacción, ante los más de quince minutos, durante los cuales el chaval me estuvo hablando sin que yo consiguiera entender una sola frase entera de lo que me decía.

Ahora me imagino al pobre francés que ha ido engañado a aprender español a Cádiz. Me gustaría ver su cara de estupefacción al comprar el pan por primera vez.

De todas formas,  creo que preferiría mil veces hacer un curso de verano de dos semanas en Cádiz que en Valladolid, no sé si me entendéis. Lo digo por el espantoso calor del verano castellano, no por otra cosa, susceptibles :).

3 comentarios sobre “Hoch Spanisch.

  1. Pingback: Hoch Spanisch
  2. Jejeje, pues mira que no recuerdo que me hayas contado la anécdota.. claro que si me la has contado y no me acuerdo es casi peor. Dejemoslo en que no me acuerdo.

    Abrazos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s