España

Son días tristes para España. Sí, parezco un salvapatrias escribiendo esto, pero…

He sido educado dentro de unos principios humanistas. Para mí el ser humano es progreso, cultura, arte, bondad, amor y altruismo. He crecido en España bajo toda su idiosincrasia; he tenido que adoptar posiciones polarizadas, actuar en contra en vez de a favor, dejar de lado gran cantidad de ideas en pos de un mayor avance y así con un gran número de cosas.

Nunca he sido demócrata, o, por lo menos, no comparto la idea de democracia tal y como la llaman. Nunca he creído en la clase política española ni en un sistema que ningunea a tanta gente.

Vivimos en un estado sin patria, en una patria secuestrada por unos pocos, en un país sin dirección.

Vivimos por y para el dinero, sin ningún tipo de valor, sin ningún tipo de moral.

Y, pese a todo eso, asfixiado entre las dos Españas, ha crecido un grupo de gente que sí ha querido vivir mirando al futuro, al progreso, a la cultura. Gente que ha nacido independiente de los extremos, que no ve la España de unos y de otros, sino una sociedad que tiene que seguir creciendo y aportar todo lo bueno que tiene al mundo.

Gente que ha trabajado y trabaja creyendo que el cambio es posible, que pese a la clase política que tenemos, pese al control del poder que ejercen unos pocos, pese a la amoralidad de tantos, era posible construir un nuevo país, una nueva sociedad, un nuevo futuro.

Nos habíamos creído esto, nos habíamos creído que España era una democracia, que en España había libertad, que la impunidad no existía fuera de lo anecdótico, que el pasado se había quedado en eso, en pasado y que podíamos mirar al futuro con ánimo.

Pero durante estos dos últimos años todo se ha venido abajo. El dinero hace y deshace a voluntad, no hay castigo, no hay juicio. Tenemos una clase política que se limita a obedecer las leyes del grupo de presión de turno, una clase política que gobierna en contra del progreso, en contra de los valores humanos.

No hay sistema educativo, no hay cultura, no hay esperanza, no hay pensamiento, no hay opinión, no hay libertad.

Pero hasta entonces todavía podíamos hablar con nuestros conocidos del extranjero sin vergüenza, todavía éramos una democracia moderna, sin rémoras de pasados totalitarios.

Esta semana el franquismo ha sentado en el banquillo a un juez. El poder judicial, ese que en teoría ha de ser neutral y justo se ha quitado la máscara.

Mientras tanto, la corrupción quedará impune, los medios le darán la vuelta a las cosas y aquí no habrá pasado nada.

Mientras tanto, un lobby, el de los derechos de autor, ha conseguido imponer una ley redactada a su voluntad.

Mientras tanto, un Comunidad autónoma actúa en contra de la Ley y de varias sentencias judiciales para defender los intereses de la clase constructura, de la mafia del ladrillo.

Mientras tanto, la función se ha acabado, ya no hace falta disimular.

Muchos me llamarán ingenuo, muchos dirán que esto lleva ocurriendo desde el principio… Sí, pero no. Nunca en estos treinta años de democracia se había actuado así, sin siquiera molestarse en guardar las formas. Ahora ya no hay ni hipocresía, han visto que no hace falta para nada.

Son días tristes para España… Pero siempre podremos unirnos e intentar ir hacia delante una y otra vez, una y otra vez… Somos Sísifo.

6 comentarios sobre “España

  1. Me senti orgulloso de Garzón cuando encausó a Pinochet y a los dictadores argentinos. Me defraudó totalmente en la foto de la cacería de Jaen. Lo siento. Me pareció que estaba reviviendo las cacerias del generalísimo. Es un ser humano, sensible a la corrupción. Y sujeto a la ley.

    1. A mí Garzón no me cae bien. Es el gesto lo que me repugna, no que sea una persona concreta quien lo sufre y no otra…

  2. En una cosa estoy de acuerdo, la democracia no funciona, o al menos tal y como está instaurada en España. Pero también te digo que no conozco un sistema de gobierno que funcione mejor que este…

    Sobre todos los temas de corrupción, de jueces, de leyes, de favoritismos… pues decir que me jode profundamente, y cada vez me cuesta más intentar ver una forma de que la cosa pudiera arreglarse.

  3. Aclárame una cosa: ¿Qué representa la piedra se Sísifo? ¿La reputación de la sociedad española, tal vez? ¿O la clase política?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s