Seguridad Social

Mi propósito principal de año nuevo (2011) fue el de recuperar este cuaderno y volver a escribir con asiduidad.

No lo he conseguido todavía, pero quedan casi dos semanas todavía para que acabe el año.

Hoy voy a hablar de la Seguridad Social francesa. Por favor, ten en cuenta, si vas a hacerme algo de caso, que lo que aquí dejo son opiniones y datos basados en mi propia experiencia y que no están contrastados en absoluto…

¿Cómo funciona la famosísima sanidad francesa?

Mi trabajo se encuentra en la periferia de París, cerca del Estadio de Francia, en uno de los barrios con peor fama de la ciudad.

A cien metros del edificio en que trabajo hay una oficina de Médicos del Mundo. Cada mañana cuando paso por delante con mi bicicleta, unas veinte o treinta personas hacen cola en la puerta para que los atiendan.

Hay de todo, en general extranjeros, humildes, pero tampoco con apariencia de pasar hambre.

Es algo que me sorprendió desde el primer día que lo vi.

Ahora, hasta donde yo sé, aquí en Francia la sanidad no es gratuita. En teoría sí, por supuesto. Es el mejor sistema del mundo…

Para empezar funciona mediante “copago”, pero primero hay que pagar la totalidad.

Después una parte de ese dinero la paga el estado y la otra parte, la mutua, siempre que dispongas de ella.

La Seguridad Social decide cuál es la tarifa habitual de un médico y reembolsa el 30 por ciento de la misma. El resto lo ha de financiar la mutua dependiendo de las condiciones que hayas contratado, o sea, de lo que pagues por ella al mes, porque, claro, ninguna empresa da servicios gratis.

Pero hay un pequeño problema: las tarifas que los médicos cobran no son fijas, o sea, no están impuestas. Cada profesional es libre de cobrar lo que le dé la gana.

Por tanto, una cosa es lo que el Estado decide lo que cuesta un médico y otra lo que dicho médico impone.

Voy a poner un caso concreto, el mío:

yo no tengo mutua; mi empresa no me la cubre y no he encontrado todavía ninguna que pueda pagar más o menos bien.

Hace un par de meses tuve que ir al médico por una chorrada. Agarré el google, busqué algunos generalistas por mi zona, elegí uno y pedí hora.

Una amable doctora me atendió en un despacho de su piso durante un cuarto de hora. Y me recomendó acudir a un dermatólogo. Al final de la sesión, me sonrió y me preguntó cómo prefería pagar, si con un cheque o en efectivo.

Yo saqué mi cartera al mismo tiempo que preguntaba cuánto era.

–40 euros.

Solté la pasta y me fui.

Pedí hora en una dermatóloga, mismo sistema: 55 euros.

Envié las facturas a la Seguridad Social por correo ordinario. Se puede hacer mediante una tarjeta con chip, pero en ese momento todavía no disponía de ella, así que me tocó hacerlo a la antigua usanza.

Al cabo de un mes recibo la respuesta:

Generaliste Sect2.

Total: 40 euros.

Tarifa oficial: 23 euros

Reembolso 6,90 euros (30%)

Menos la “tarife forfataire” de un euro.

5,90 euros.

Dermatologue Sec 2.

Total 55 euros.

Tarifa oficial: 23 euros.

Reembolso: 6,90 menos la “tarife forfataire”.

5,90 euros.

Significado: En un solo mes he tenido que pagar 95 euros y solo se me han reembolsado 11,80 euros, por lo que mi pequeña chorrada en la piel me ha costado 83,2 euros, dinero que, a mí por lo menos, no me sobra en absoluto.

Espero que no lleguemos a eso en España, pero dado el tiempo que llevan bombardeando con la idea falsa de que nuestra Sanidad es insostenible, supongo que nos lo tratarán de colar lo antes posible.

4 comentarios sobre “Seguridad Social

    1. En bici, todos los días… Con mi mochila llena de ropa para cambiarme después. 🙂

      Me dio saludos de tu parte José Antonio. 🙂

  1. Bonsoir,
    París es un poco un caso aparte pues muchos médicos son del «Secteur 2» y cobran lo que les da la gana, al considerar que el poder adquisitivo, en la capital, es más alto que en otras ciudades. Es preferible escoger a uno del «Secteur 1» para pagar lo que reembolsa la Seguridad Social (el 65%) y rellenar un formulario con los datos del médico de cabecera que es él que orienta hacia los especialistas.
    Para los de escasos recursos existe «la CMU» (Cobertura Universal de Enfermedad) con la cual la atención médica resulta gratuita.
    Es cierto que la mayoría de los franceses tiene una mutua o un seguro.
    Bueno, es cierto que últimamente, esto se ha vuelto más complejo aún.
    ¡Que todo le vaya bien!
    Martine

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s