Violencia

31Mar12

Durante estos días, una vez pasada la huelga general, han aparecido en Internet, gran cantidad de vídeos mostrando la brutalidad mostrada por la brigada antidisturbios de los Mossos.

 En general, no son imágenes manipuladas por titulares extremos. La gente suele subir el metraje entero, para que sean los propios espectadores los que juzguen la acción.

 Tenemos este vídeo, por ejemplo:

 Siendo el más ligero de todos los que he visto hasta ahora, su visionado me produce una rabia que pocas cosas me ha generado en la vida.

 Realmente me entran ganas de acudir a las siguientes manifestaciones, perpetrado militarme para liarme a mamporro limpio con esa chusma poligonera, disfrazada de policía.

 Por fortuna, no soy violento y tiendo más a la reflexión: cobardía para muchos; intelectualidad para otros… En fin.

 Primero, esta gente no merece un castigo violento, esta chusma merece ser castigada yendo a cuidar a los heridos que han generado, obligándoles a limpiar las heridas, a lavar ojos con suero para eliminar el agente irritante, a ver si de una vez por todas, adquieren la empatía que nadie les ha enseñado nunca.

 Solucionado esto, me gustaría dilucidar algunas cosas:

 Este tipo de agentes del estado, nunca actúa sin una orden específica. Por mucho que traten de decirnos lo contrario los políticos, la policía no ataca a menos que un superior se lo indique, y esta persona no dará la orden a menos que le venga muy clara desde arriba.

 Si esto no fuera así, habría que dar por hecho que son subnormales profundos, todos, cada uno de los eslabones de la cadena de mando.

 ¿Acaso no saben que en estos tiempos el ochenta por ciento de la población va con una cámara en el bolsillo?

¿No saben que todas sus acciones ilegales van a ser grabadas?

 Si de verdad creen que todas sus agresiones van a quedar ocultas es que son más tontos de lo que parece, que ya es bastante.

 Teniendo en cuenta todo esto, habrá que dar por hecho que existe una orden concreta de dar caña, de provocar, de generar disturbios, de crear problemas violentos.

Si no, esa sensación de impunidad total con la que actúan no podría existir.

 Y si asumimos esto, tendremos que intentar esclarecer cuáles son los motivos ideológicos de la orden de ataque.

 ¿Qué pretenden? Yo dudo entre varias respuestas.

 La primera es que la clase política y dominante tiene complejo de Fraga. “La calle es mía”. Se sienten realmente impunes y superiores al resto, por lo que se ven con el derecho de actuar con violencia frente al resto de las clases inferiores. Con ese tonto tan fascista aleccionador. “Ya verán estos hijos de la gran puta”.

 Otra opción es que haya una actuación ideológica directa: teniendo en cuenta que esta gente dispone de los medios de comunicación a su antojo, necesitan que el enemigo se radicalice para desacreditarlo por completo.

Si consigues que los manifestantes actúen con violencia, tendrás suculentas imágenes de contenedores ardiendo para desacreditar cualquier mensaje que salga de ellos.

Es maravilloso, tu enemigo dice verdades peligrosas, tiene gente magnífica proponiendo cosas, y lo único que la gente de ve ellos son imágenes de encapuchados y cosas quemándose.

Por último, solo me queda pensar que son realmente subnormales y que no tienen ni idea de nada.

Yo, siendo sincero, ya no sé qué pensar.

Anuncios

29Mar12

¿Al menos una huelga de consumo?


The Black Keys

27Ene12

El miércoles pasado fuimos al Zenith, un recinto de espectáculos relativamente grande, situado en el parque de La Villete, en París, para ver a los Black Keys.

Son el grupo de moda, el hype del momento. Es un fenómeno habitual que ocurre con numerosos grupos de música y, sin embargo, no logro acostumbrarme nunca.

Los descubrí en el 2007, haciendo listas de grupos basadas en criterios poco musicales.
En este caso, la selección se basaba en que las bandas tuvieran en su nombre la palabra “black”. Iba a Allmusic.com y me iba bajando todo lo que entrara en ese criterio.
No os podéis imaginar el gran número de nombres que usan el color negro. Black Sabbath, Black Mountain, Black Flag, Black Angels, The Black Keys…

Así que me bajé un disco llamado Magic Potion. No me entusiasmó mucho, pero si lo suficiente para que, al menos, siguiera de vez en cuando la trayectoria de la banda.

Y así continuó mi relación con ellos; nadie sabía de quién hablaba cuando los mencionaba y ellos seguían sacando discos.

Hasta que hace un mes París amaneció empapelada con la portada de su nuevo disco, y las entradas se agotaron en días y el Zenith se llenó…

La última vez que los vi, sin contar el pasado miércoles, fue en el Bataclán, un teatro reconvertido en sala de conciertos, y ahora llenan un recinto destinado a las grandes bandas que no se atreven a intentarlo con el Stade de France o con Bercy.

¿Qué ha pasado aquí?

Empiezo a tener complejo de hipster (o de bobó)… dentro de nada empezaré a dejarme barba, llevar camisas de cuadros y me compraré una bicicleta fixie.

El concierto no estuvo nada mal, mucho mejor que cuando los vi en sala pequeña. En un principio iba con las expectativas bajas, ya que no me parecía un grupo capaz de dar buen espectáculo con un escenario tan grande.

Las luces y las proyecciones estaban muy trabajadas, se nota que se han gastado pasta en la escenografía.

Me gustó que no cedieran al éxito tocando sólo las últimas canciones. El repertorio acarició todos los discos por igual.

Cuando los White Stripes salían de gira, no llevaban banda. Eran un dúo desde el principio hasta el final. Al contrario que ellos, y por fortuna, Los Black Keys salen con un bajista y un teclista pars dar más fuerza a los temas; el batería no es muy bueno y no rellena correctamente. Un grupo de dos personas no se sostiene solo porque el guitarrista sea excelente o muy efectivo, que en este caso lo es.

A mitad del concierto me aburrí un poco, pero tanto el principio como el final fueron bastante contundentes, aunque a lo mejor todo coincidió con los ciclos de todas los medicamentos que me había tomado para luchar contra una gripe que ya me había derrotado al día anterior.

Os dejo uno de los cienes de vídeos que grabó la gente el miércoles:


Redención

16Ene12

¿Por qué hay tanta gente de izquierda a la que le cuesta tanto perdonar?

Ideológicamente el pensamiento progresista y/o humanista tiende a ser conciliador, la justicia ha de ser reintegradora. El ser humano no nace malo y, por tanto, el reingreso en la sociedad debería ser siempre posible si se generaran las condiciones adecuadas.

No digo que Fraga no fuera un hijo de puta con muertos sobre su conciencia, pero lo mismo durante los últimos 34 años de democracia ha tenido tiempo de cambiar de opinión o arrepentirse. No he seguido sus declaraciones durante estos años, pero a lo mejor…

Otro ejemplo clásico de no saber perdonar el pasado se produce con la figura de Jorge Verstrynge: de fascista agresivo en la universidad a secretario general de Alianza Popular, a candidato del PSOE,  a marxista pro Chávez declarado. Sí, puede ser un chaquetero, pero la gente que lo critica ni siquiera atiende a las explicaciones de dichos cambios.

Yo lo tuve como profesor un par de cursos en la facultad y no parecía un idiota precisamente.

Supongo que esta gente, cuando se muera Carrillo y los trolls fascistas celebren su muerte con sonoros comentarios en los blogs, se indiganarán.

¡La calle es mía!


Denon CEOL

14Ene12

No tiene nada que ver con la temática de este blog, si es que hubiera alguna, pero lo pongo para ahorrar a los posibles sufridores el tiempo que he gastado yo.

Para que tu nueva Denon CEOL RCD-N7 funcione con el sistema Airplay, tienes que instalar el upgrade en el aparato.

Lo más fácil, es hacerlo desde el cacharro mismo, pero te va a salir una frase diciendo que el sistema no está registrado.

No te molestes en entrar en la web de Denon para hacerlo, es imposible.

Pincha aquí: https://airplay.denon-upgrade.eu/es/

Necesitarás la MAC del aparato, el serial de la actualización, y el número de serie.

Os ahorro mi opinión sobre el demencial sistema que tiene Denon para todos sus aparatos. 🙂


Subnormales

11Ene12

“Thing about how stupid the average person is, and then realize that half of them are stupider than that”.

George Carlin.

Estamos rodeados. Sí. Es triste, pero cierto.

Los casos de sarampión, enfermedad casi erradicada en el mundo blanco, están aumentando alarmantemente, gracias a la gente que  ha decidido poner de moda el no vacunar a sus hijos.

Ahora resulta que las vacunas son peligrosas e impiden el desarrollo inmunológico de los adorables niños.

Vamos, que es mejor que sufran una enfermedad a que se pinchen unos cuantos chutes de virus debilitados.

Y ni siquiera les tiembla la voz a esos aplicados padres, o los dedos, cada vez que teclean un estado en Facebook.

Supongo que, además, son los mismos que toman antibióticos cada vez que se acatarran…


¿?

30Dic11

Esta funda vale 3 libras en Amazon Uk, 2,85 euros en Amazon Francia.

Ayer la vi en una tienda de Madrid por 25 18 euros. (Me dice Auri que mi memoria ha fallado).

Alguien roba mucho por el camino.